ILUMINACIÓN EN EL BAÑO

Reforma de baño
selecciona la iluminación de tu baño

La luz crea ambientes

Para sacarle partido a los materiales y decoración de tu baño es importante que elijas bien cómo vas a iluminarlo. Los mismos materiales cambian de aspecto según el tipo e intensidad de luz que incida sobre ellos. Lo ideal es que la estancia tenga luz natural, ya que es la que mejor refleja los colores de la piel y la vestimenta. Además puedes aprovechar para colocar alguna planta natural que le dará un toque hogareño a la estancia.

Aunque el baño sea pequeño, lo harás más funcional si creas dos ambientes con la iluminación, uno más potente en la zona del espejo y una iluminación ambiental y menos intensa en el resto de la estancia. Haz que puedan accionarse con mecanismos independientes para poder adaptar la intensidad de la iluminación a la tarea que vayas a realizar en ese momento. No es lo mismo maquillarse, que levantarse a media noche cuando la luz nos ciega.

Iluminación en una baño

Presupuesto Gratis

EXPERIENCIA-SERIEDAD-PRECIOS JUSTOS

Luz ambiental y luz puntual
a cada una su momento

La iluminación de cada baño debe permitirnos realizar tareas de precisión como maquillarnos o afeitarnos, y también darnos un baño relajante sin que un foco nos moleste y deslumbre. Estos dos tipos de tareas se realizan en el mismo espacio y combinando luz ambiental con luz puntual puedes conseguir tu objetivo.

Luz ambiental: es la que ilumina de forma general la estancia. Debe ser lo más parecida a la luz natural posible, ya que es la que más fielmente refleja los colores. Puedes conseguirla a través de plafones y downlights (luces encastradas), pero para poner estos últimos necesitarás un falso techo donde encastrar el foco.

Luz puntual: es la que te va a permitir realizar las tareas de arreglo personal, peinarte, maquillarte o afeitarte. Debe ser más potente, pero práctica y funcional, que no genere sombras ni reflejos en nuestra cara. Se situará en el entorno del espejo, con tres posibilidades:
1. Mediante apliques laterales
2. En la parte superior mediante focos en el espejo o downlights en el techo
3. Con espejos con iluminación integrada.

Lo más apropiado es que estos dos tipos de iluminación sean circuitos independientes, que puedas encender con llaves distintas. De esta manera podrás ajustar la intensidad luminosa a tu actividad y podrás ahorrar la energía que consumen las dos simultáneamente.

 

Temperatura de color
El color de la luz

Para entender cómo afecta la luz al color, piensa en una habitación de paredes blancas con muebles de madera clara. Si la iluminamos con luces cálidas, se acentuarán los tonos marrones y amarillos de muebles y paredes generando un aspecto cálido. Sin embargo, si iluminamos el mismo cuarto con luces frías, se acentuarán los tonos verdes y azules dando a la sala de un aspecto frío.

Esto viene determinado por la “temperatura de color” de la bombilla, que se mide en grados kelvin.

Podemos decir, en términos generales, que existen tres tipos de luces en función se su temperatura de color: luces cálidas(<3.500k), luces neutras (entre 3.800k y 4.500k) y luces frías(>5.000k).

Lo ideal para el baño son las luces neutras y frías, ya que reproducen de manera más exacta los colores y son las más parecidas a la iluminación natural.

 

Tipos de bombillas
Hacia un modelo de ahorro energético (LED)

Desde la salida al mercado de las lámparas LED, existen pocos competidores que puedan hacer que no recomendemos su uso. De todas formas, vamos a explicar las ventajas y desventajas de los tipos de bombillas más habituales y su aplicación al espacio concreto del baño. La elección es tuya.

Incandescentes: Las primeras y más tradicionales. Tienen un gran consumo, su vida útil es muy corta (unas 1000 horas) y son muy frágiles. Producen energía en forma de luz, un 5 % y calor 95 % simultáneamente, con lo cual se desaprovecha prácticamente toda la energía en forma de calor. Su temperatura de color es cálida, uno de los únicos motivos por los que se usan de manera puntual, en aplicaciones decorativas como las de filamentos vistos o vintage.

Fluorescentes: Las que más se utilizan a día de hoy en el ámbito residencial son las compactas de bajo consumo. Suponen un ahorro de hasta un 80% frente a las incandescentes y su vida útil llega hasta las 15.000 horas. Tienen un tiempo de espera desde el encendido hasta alcanzar su potencia lumínica, lo que las hace desaconsejables en el mundo del baño.

Halógenas o dicroicas: Son pequeños focos de filamentos incandescentes de mucha potencia. Su vida útil es un poco superior a las incandescentes pero su precio mayor. Su luz es entre neutra o cálida.

LED (Light Emitting Diode): Cuando hablamos de LED son todo ventajas menos su precio.
No contiene mercurio ni tungsteno, por lo que contaminan menos (reducen las emisiones de CO2 hasta en un 80%).
Su vida útil es de unas 45.000 horas. Además el 80% de la energía que consumen se transforma en luz y no en calor, por lo que no queman, haciéndolas más seguras. Por este motivo consumen un 85% menos que las incandescentes y las halógenas.
Son más resistentes a las vibraciones y la humedad, por lo que son ideales para el entorno del baño. Tienen un encendido instantáneo.
Reproduce los colores con una gran fidelidad. Se fabrican en diferentes temperaturas de color (fría, neutra y cálida) que podrás revisar en su envoltorio ahora que ya has leído sobre la temperatura de color.

 

Seguridad
Índice de protección al polvo y a la humedad

Uno de los aspectos más importantes en los que debes fijarte al elegir luminarias para el baño es el grado de protección al polvo y a la humedad que tienen. Esto se mide por el grado IP. A mayor número mayor grado de protección tiene la luminaria.

Ten en cuenta que, encima de la ducha no podrás colocar ninguna lámpara por debajo de 2,25m de altura, y, aún así, estará expuesta a un fuerte grado de humedad, por lo que te recomendamos que elijas luminarias con IP 67, ya que son totalmente estancas.

En un radio de 60 cm alrededor de la ducha o bañera, puedes bajar el índice de Protección hasta IP 65, para proteger las lámparas de eventuales salpicaduras.

La iluminación general del baño y la iluminación puntual del espejo puedes hacerla con luminarias IP 44.

 

 

 

Desde baños sencillos y funcionales a baños de diseño y prestigio

Si estás pensando en hacer una reforma en el baño, es importante tener las ideas claras y conocer cuáles son tus necesidades. 

No elijas los materiales sólo por estética, sino por su funcionalidad, tanto en durabilidad como en mantenimiento. 

Reformar tu cuarto de baño nunca había sido tan fácil. Ahora está a tu alcance con los mejores profesionales y las mejores garantías. 

La reforma completa del baño es un buen momento para renovar las cañerías en mal estado y la instalación eléctrica.