CHIMENEAS

TIPOS DE COMBUSTIBLE
FORMATOS Y DISEÑOS
DECORACIÓN

CHIMENEAS
LA EVOLUCIÓN DE UN CLÁSICO

Al calor del hogar

Pocas cosas hay más reconfortantes que una fría tarde de invierno frente al calor de una chimenea. Puedes quedarte embobado mirando atentamente las formas de las llamas, reconoce que tiene una magia especial. Para que esta imagen bucólica no se convierta en una desastrosa humareda, y puedas encender un fuego con seguridad, te daremos algunos consejos y te presentamos las opciones entre las que puedes elegir.

Las chimeneas han evolucionado bastante en los últimos años, especialmente con la introducción de nuevos combustibles para producir la llama, dejando a un lado, aunque no atrás, a la clásica chimenea de leña que había que transportar y almacenar en las proximidades para tener el combustible a mano. Por este motivo cada vez es más frecuente instalarlas en áreas urbanas, y no sólo en zonas de montaña o viviendas unifamiliares.

El propio diseño de las chimeneas ha recorrido un largo camino desde la rejilla hasta las piezas modernas de hoy. No importa si tu salón está diseñado al estilo tradicional o contemporáneo, existe un diseño de chimenea que se adapta a tu estilo y añadirá calidez a tu interior. Una chimenea crea un ambiente relajante y cálido en cualquier habitación de la casa, pero lo más habitual es que esté ubicada en el salón, para que todos puedan disfrutar de ella y reunirse a su alrededor.

 

Presupuesto Gratis

EXPERIENCIA-SERIEDAD-PRECIOS JUSTOS

Tipos de chimeneas
Según su combustible

No todas las chimeneas cubren las mismas necesidades ni necesitan los mismos requisitos. Cada tipo de combustible ofrece un “tipo de calor” diferente. Es necesario que antes de decidirte por uno u otro, sepas de qué combustibles existen, cuáles son sus características y, sobre todo, para qué tipo de chimenea o estufa son más indicados.

Chimeneas de leña: Son las más tradicionales. Se componen de dos partes: el hogar, donde se realiza la combustión y la chimenea, por donde se evacuan los productos de la combustión. También necesitamos reservar un espacio para almacenar el combustible: la leña, briquetas,… Debes saber que la instalación de estas chimeneas requiere solicitar licencia de obras.

La leña es un combustible muy barato, sobre todo si vivimos en una zona en la que se realicen podas, pero no todas las maderas tienen el mismo poder calorífico. Para conservar el fuego encendido y dar más calor utilizaremos maderas duras ( roble, encina, nogal,…), mientras que el encendido y la llama viva se consigue con maderas blandas (pino, abeto,…).

Para un consumo sostenible debes hacerte con los tipos de madera característicos y abundantes en tu comunidad autónoma, lo cual también repercute en el precio favorablemente.

En base a un consumo responsable podemos utilizar briquetas en lugar de leña. Las briquetas son “troncos” fabricados a partir de desechos de madera. Lo habitual es encontrar las briquetas de madera, aunque también existen fabricadas con polvo de lignito, cuyo poder calorífico y rendimiento son mucho más elevados.

Chimeneas de gas: Para disfrutar de la calidez del fuego y las llamas con la eficacia y la comodidad del gas. Su aspecto es parecido a los diseños más modernos de chimeneas de leña, pero su instalación requiere menos espacio ya que no necesitamos almacenar leña ni un tiro tan grande para evacuar humos. La mayoría son estancas (se instala con tubos concéntricos que por un lado sueltan los gases y por otro cogen el oxígeno para la combustión). También las hay atmosféricas (se instalan como una chimenea de leña con el conducto totalmente recto, y hay que instalar rejillas de ventilación en la habitación que está la chimenea, de la que toma oxígeno).

El mantenimiento de estas chimeneas es menos costoso ya que no es necesario limpiarlas después de cada uso ni recargar el combustible, ya que van conectadas a la red de suministro de gas.

Chimeneas de etanol / bioetanol: Este combustible ha supuesto una revolución en el mundo de las chimeneas, ya que, al no necesitar evacuación de humos, se pueden instalar fácilmente chimeneas en buhardillas, lofts, y pisos urbanos, de muy diferentes formas y tamaños. El alcohol biológico no contamina, no genera humos ni olores ni partículas de hollín, con lo que la combustión es completamente limpia. Su desventaja es que el precio del combustible es mayor.

Chimeneas eléctricas: Se trata de las llamadas “chimeneas decorativas”, ya que imitan la llama en un efecto puramente decorativo, aunque pueden servir a la calefacción general como un apoyo. El fuego es recreado mediante un efecto de iluminación, y el calor procede de unas resistencias eléctricas en su interior que, junto a un ventilador, expulsan calor como lo puede hacer un pequeño calefactor. Su consumo eléctrico también es similar.

Estufas de pellet: Los pellets son combustibles vegetales renovables fabricados a partir de residuos. Su poder calorífico es excelente ( hasta 95%), y su precio muy económico. Por estos dos motivos puedes plantearte utilizar este sistema como calefacción en tu vivienda.

 

Tipos de chimeneas
Según su forma

Ciertas características de las chimeneas influyen de manera directa en aspectos importantes como la seguridad, la distribución del calor y el ahorro energético. Te explicamos cómo cambian  estas variable según elijamos un tipo de chimenea de entre los siguientes:

Chimeneas abiertas: en las que tenemos una relación directa con el fuego, por lo que son, quizá, las de mayor encanto. Los modelos más tradicionales están realizados para revestirse en su parte externa (mármol, granito, madera o  yeso). En este tipo de chimeneas no podemos olvidar colocar una pantalla protectora para que no salten chispas con el consiguiente riesgo de incendio. En este sentido, según se va consumiendo la leña, el montón se desestabiliza y algunos troncos pueden rodar fuera de la chimenea. Otra desventaja de este tipo de chimeneas es que una parte importante del calor se pierde por el tiro, y que el olor producido en la combustión sale hacia la estancia.

Chimeneas cerradas: esta alternativa es más segura que la anterior y posee un mejor rendimiento térmico. Suele tener una puerta de vidrio reforzado, a través de la cual se ve el fuego, aunque también dificulta la salida del calor. Suelen incluir un regulador de llama para controlar la intensidad del fuego. Se debe tener en cuenta que mientras el fuego está encendido no se puede tocar la puerta de vidrio, dado que tiene una elevada temperatura.

Casettes: se trata de un sistema cerrado que potencia el ahorro energético redirigiendo el calor exclusivamente al interior de la habitación. El calor se concentra en el interior del cajetín y un ventilador dirige el aire caliente hacia el interior de la estancia mientras que el humo es expulsado de la forma tradicional.

Chimeneas aisladas: este tipo de chimeneas se instalan en el centro de una estancia en lugar de adosarlas a una pared. Son muy decorativas, incluso pueden estar suspendidas del techo. Tienen la ventaja de que el calor se irradia desde el centro en todas direcciones lo que propicia una buena distribución del mismo.

Estufas: son piezas metálicas, de acero o hierro fundido, cerradas, y entregan el calor en la misma habitación en que están colocadas. A veces no podemos ver la llama cuando no incorporan un vidrio en sus paredes. Se utilizan más bien como calefacción, ya que su rendimiento en muy bueno, ocupan poco espacio y son económicas. Existen estufas de pellets, de gas, eléctricas,…

Decorar con chimeneas
El rincón acogedor

Pocas cosas proporcionan tanta calidez a una estancia como un fuego encendido. Además de proporcionar calor el fuego es un elemento realmente decorativo.

Aprovecha el lugar donde coloques la chimenea para crear un rincón muy especial, en el que siempre apetezca estar.

Si eliges una chimenea tradicional, la decoración de la balda superior es casi una declaración de intenciones de tu estilo: puedes colocar un espejo, pinturas, flores,…existen infinidad de opciones, la única que no puedes elegir es dejarla vacía.

Si tu estilo es más bien minimalista la decoración es más sencilla, sobre todo porque su ausencia será garantía de éxito. Una estética minimalista de chimenea será aquella en la que el fuego sea el único protagonista.

Sin duda, si hay una época del año en la que las chimeneas se engalanan y acaparan todas las miradas es la Navidad. Coloca el árbol cerca, para que las llamas se reflejen en sus adornos y crear así un ambiente mágico. Aprovecha la balda superior en esta época para añadir algún motivo apropiado para esta época.

Es muchas ocasiones tenemos la necesidad de ubicar en el mismo lugar la chimenea y la televisión, por ser ambas el destino de nuestra mirada. En estos casos, cuanto más sencillo sea el diseño de la chimenea menos desentonará la colocación de la televisión en la parte superior. Si consigues que chimenea y TV tengan el mismo tamaño conseguirás un equilibrio que te ayudará a integrar ambas.

Otra opción es colocar estos elementos uno al lado del otro, en lugar de colocar la televisión encima, lo que te facilitará jugar con distintas combinaciones e incorporar otro elemento, por ejemplo unas baldas iluminadas, que completará el conjunto.

Instalación
Consejos prácticos

EL tipo de chimenea que más problemas puede generar por una instalación incorrecta es la de leña, especialmente si es abierta, por lo que te facilitamos algunos consejos para que puedas disfrutar de tu chimenea sin inconvenientes:

1. Cuanto más recto esté el tubo de salida de humos (tiro), menos problemas nos pueden surgir a la hora de que revoque el humo. La mayoría de los fabricantes admiten como mucho un codo de 45º, pero son muchos los factores que influyen en la expulsión correcta del humo de manera natural ( presión atmosférica, dirección del viento,…) por lo que cuanto más le facilitemos el camino al humo mejor será el funcionamiento de nuestra chimenea.

2. El tiro debe sobresalir más que la parte más alta de nuestro tejado, aproximadamente unos 50 o 60 cm. Además, los fabricantes recomiendan una longitud mínima de recorrido total del tubo de al menos 4 m.

3. La chimenea consume oxígeno de la habitación para realizar la combustión por lo que el tamaño de la habitación tiene mucho que ver con un buen funcionamiento. Si la habitación es muy pequeña y no hay oxígeno suficiente el humo revocará.

4. Antes de cada temporada es necesario proceder a la limpieza  del tubo para eliminar los restos de hollín que se hayan podido acumular en el conducto de salida, para evitar que puedan salir ardiendo.