ESCALERAS

DIMENSIONES
BRANDILLAS
DISEÑO

ESCALERAS EN TU VIVIENDA
DISEÑO PROTAGONISTA

Escaleras que marcan la diferencia

Además de la función obvia de comunicar distintos niveles de la vivienda, las escaleras son un elemento de diseño muy reconocido desde tiempos inmemoriales. De hecho es uno de los elementos arquitectónicos más antiguos, existiendo ya en las primeras construcciones conocidas de que se tenga registro.

Clásicas, rústicas, minimalistas,…el cine las muestra constantemente como elemento clave y singular, y los diseñadores y arquitectos ponen especial empeño en ellas con formas y barandillas cada vez más vanguardistas.

Por este motivo debes poner especial interés a la hora de crear tus escaleras y elegir la forma que mejor encaje en la distribución de tu vivienda y elegir acabados que armonicen con el estilo de tu vivienda.

En esta sección te vamos a presentar varios estilos de escalera y ofrecerte imágenes sugerentes que puedan ayudarte a definir lo que te gusta, lo que quieres y lo que necesitas.

Debes saber que las escaleras se diseñan dentro de ciertas normas estatales y locales para ofrecer seguridad y confort a los usuarios. En España el Código Técnico de Edificación (CTE) marca las dimensiones de peldaños, descansillos, alturas y barandillas, aunque en el interior de nuestra vivienda existe cierta libertad para dar rienda suelta a la creatividad y hacer de la escalera ese elemento especial.

En Securibath tenemos el equipo de diseño necesario para crear escaleras que se adapte a tus necesidades, y el equipo de profesionales instruidos para construirlas.

 

Presupuesto Gratis

EXPERIENCIA-SERIEDAD-PRECIOS JUSTOS

Tipologías básicas
Rectas, curvas y mixtas

Básicamente existen tres tipos de escaleras, aunque la variedad de diseños y subtipos que nacen de ellos son infinitos.

Rectas: Son las más prácticas y funcionales. Existen muchas variantes, por ejemplo, dentro de las rectas, hay escaleras sencillas de un solo tramo con o sin descansillo intermedio, y otras formadas por varios tramos rectos cambiando la dirección en los descansillos intermedios.

La instalación de una escalera recta es sencilla, adosada a la pared o encerrada entre dos tabiques en los que se apoya. Si han de cubrir tramos largos se intercalan uno o varios descansillos, para que a la persona le sea más fácil la subida.

Curvas: Pueden ser circulares, ovaladas, elípticas, semicirculares con ojo interior o no. Las escaleras circulares que definen un círculo completo en su desarrollo y que no poseen ojo central, se denominan escaleras de caracol; son escaleras de poco ancho con el inconveniente que son muy incómodas para descender. A cambio se pueden adaptar a cualquier espacio debido a su reducido tamaño.

Aunque se comercializan modelos de hasta 0,50m de ancho, debes tener en cuenta que el ancho mínimo que marca la normativa española es de 0,80m.

Compensadas: Combinan tramos rectos y curvos evitando que en la combinación de ambos exista un cambio brusco. Para ello se realiza una compensación del tramo recto al curvo para lograr un paso gradual al usuario.

Dentro de este tipo, hay escaleras con giro de 180º (media vuelta) y con giro de 90º (un cuarto de vuelta).

Es habitual que en zonas de uso esporádico como una buhardilla o trastero se instalen escaleras escamoteables, cuando el acceso es demasiado pequeño para colocar una escalera de obra. Permiten ahorrar espacio porque no quita sitio ni en el piso superior ni en el inferior. La estructura solo se despliega cuando la necesites; el resto del tiempo la escalera permanece guardada y oculta en la trampilla.

La elección de la forma de tu escalera dependerá del espacio disponible y de tu estilo de vida. No todas las escaleras ocupan lo mismo y no todas son igual de seguras.

Las escaleras voladas con barandillas de vidrio, las escaleras sobre zancas metálicas sin contrahuella, o las de caracol, resultan muy decorativas, pero debemos equilibrar nuestras preferencias personales con nuestra situación familiar. La seguridad de niños, abuelos y mascotas es muy importante.

En Securibath te orientamos sobre la forma de escalera  que mejor se adapta a tus necesidades.

Calcula tu escalera
Dimensiones básicas

A la hora de planificar tu reforma debes contar con el espacio que va a ocupar tu escalera. Para ello es necesario que conozcas las dimensiones más habituales de los distintos elementos de una escalera y su limitación normativa.

Peldaños: Un peldaño se compone de huella (superficie de apoyo) y contrahuella o tabica (altura entre dos peldaños consecutivos). La relación entre estas dos partes va a marcar la comodidad de uso de una escalera.

El CTE limita las dimensiones de la contrahuella a 20cm como máximo, y la huella a 22cm como mínimo, en escaleras de uso restringido como son las del interior de las viviendas (siempre que no sean alojamientos turísticos). Las medidas más empleadas en escaleras de tránsito habitual son de 19/25 a 18/27.

Las escaleras de uso público tienen otros límites normativos. En cualquier caso, la huella H y la contrahuella C cumplirán a lo largo de una misma escalera la relación siguiente: 54 cm ≤ 2C + H ≤ 70 cm.

En escaleras de trazado curvo, la huella se medirá en el eje de la escalera, cuando la anchura de esta sea menor que 1 m y a 50 cm del lado más estrecho cuando sea mayor. Además la huella medirá 5 cm, como mínimo, en el lado más estrecho y 44 cm, como máximo, en el lado más ancho.

Tramo: Es la superficie de la escalera entre dos descansillos. El número de escalones de un tramo no debe ser inferior a 3. La máxima altura que puede salvar un tramo es 2,25 m en zonas de uso público, y 3,20 m en los demás casos.

Entre dos plantas consecutivas de una misma escalera, todos los peldaños tendrán la misma contrahuella y todos los peldaños de los tramos rectos tendrán la misma huella. Entre dos tramos consecutivos de plantas diferentes, la contrahuella no variará más de ±1 cm.

En tramos mixtos, la huella medida en el eje del tramo en las partes curvas no será menor que la huella en las partes rectas.

El ancho mínimo de un tramo no puede ser inferior a 80cm en ningún caso, pero será más cómodo si al menos tiene 100cm.

Mesetas o descansillos: Las mesetas dispuestas entre tramos de una escalera con la misma dirección tendrán al menos la anchura de la escalera y una longitud medida en su eje de 1 m, como mínimo.

Zanca: Es el elemento resistente, las vigas que sirven de soporte sobre el cual descansan los escalones de cada tramo de la escalera. Pueden ser losas de hormigón armado o zancas metálicas o de madera. A la hora de reformar una vivienda existente es más práctico hacer una estructura de escalera a base de zancas metálicas.

A veces los peldaños están simplemente empotrados en un muro (no tabique) y entonces la escalera es muy ligera ya que no tiene zancas.

Elementos de protección
Pasamanos y Barandillas

Es obligatorio que las escaleras que salven una altura mayor que 55 cm dispongan de pasamanos al menos en un lado. Cuando su anchura libre exceda de 1,20 m, dispondrán de pasamanos en ambos lados.

Puede ser que nuestra escalera esté adosada a un muro y entonces sólo necesitaremos barandilla en el lado libre, o puede ser que esté encerrada entre dos tabiques con lo que sólo necesitamos colocar un pasamanos en uno de los lados.

El pasamanos estará a una altura comprendida entre 90 y 110 cm. Debe ser firme y fácil de asir y estará separado de la pared al menos 4 cm para poderlo coger. Hay que pensar en un  sistema de sujeción que no interfiera con el paso continuo de la mano.

Una alternativa de diseño son los pasamanos “encastrados” en los muros que flanquean la escalera, lo que nos permiten generar un punto de atención muy atractivo y moderno. Ya sea en piedra, madera, metal o en una combinación de ellos, son también los candidatos perfectos para aplicarles retroilulminación.

Respecto a las barandillas, es importante que su diseño impida que sean “escalables”, es decir, que no estén formadas por barras o elementos horizontales en los que apoyar los pies y elevarse. Esta medida debe aplicarse allí donde sea previsible la presencia de niños menores de 6 años sin un control continuo.

Existen otras medidas normativas respecto a su diseño, pero son de aplicación a escaleras de uso público. En el interior de nuestra vivienda las limitaciones las pondremos nosotros mismos. Las tendencias en diseño de barandillas se orientan hacia la sencillez, las líneas rectas y el minimalismo. De hecho están muy de moda las barandillas de vidrio por su ligereza, aunque no es una buena alternativa si algún usuario de la vivienda sufre de vértigo. 

 

Acabados
Armonía en tu vivienda

Afortunadamente, hoy en día transformar una simple zanca de hormigón en algo decorativo no es tarea difícil. El mercado facilita elegir dentro de una inmensa gama todo tipo de materiales para comenzar a revestir esa aburrida escalera dando “un toque especial” a cada peldaño.

Materiales como mármol, piedra, acero, vidrio, alfombras o maderas son elegidos para escaleras de interior. Debes considerar los acabados de las estancias anexas a la escalera y elegir un revestimiento para tu escalera que armonice con ellos, o bien crear un contraste. Es decir, elige materiales similares, o muy diferentes. ¡No te quedes a medias!

A grandes rasgos para el peldañeado la madera es la favorita. Comodidad, delicadeza y de fácil manipulación a la hora de limpiar y eliminar residuos son solo algunas de las grandes ventajas que ofrece este material, aunque requiere un mantenimiento.