PISCINAS

CONSEJOS PRACTICOS
TIPOS DE PISCINAS
REVESTIMIENTOS

PISCINAS
DISEÑOS A TU MEDIDA

Recréate al aire libre

Si estas pensando en construir una piscina en tu jardín tienes a tu disposición cientos de tipos de piscinas, de diseños y materiales. Lo más rápido es instalar un modelo prefabricado que no es necesario vaciar nunca si mantienes el agua en buen estado.

Podrás elegir desde piscinas pequeñas y económicas hasta piscinas familiares más sofisticadas y costosas de diseño inteligente. Hoy en día la amplia variedad que existe en el mercado de piscinas, te permitirá encontrar aquella que deseas instalar en tu jardín en base a tus necesidades y presupuesto. Es fundamental que planifiques y analices el terreno escogido para instalar tu piscina ya que debe ser el lugar del jardín donde más horas de incidencia de luz solar reciba y es aconsejable que tengamos cerca una serie de instalaciones que deberás tener en cuenta a la hora de elaborar el presupuesto (toma eléctrica para la depuradora y un desagüe). Asimismo, es preferible que la piscina se ubique en un lugar protegido del viento y en la medida de lo posible, a una distancia suficiente de las zonas arboladas para que si hay árboles muy frondosos, no ensucien el agua de la piscina.

Nuestros especialistas de Securibath te facilitarán la ayuda que necesites para a elegir la mejor solución para tu piscina.

 

Presupuesto Gratis

EXPERIENCIA-SERIEDAD-PRECIOS JUSTOS

Piscinas fijas
Una piscina para toda la vida

Para elegir la forma de tu piscina, te recomendamos que pienses en un diseño ligado con el entorno como un elemento más del paisaje. Cuanto más integrada quede en cuanto a textura y tonos a los de su entorno, más satisfecho quedarás con el resultado. Los pavimentos deben ser suaves al tacto, resistentes al desgaste y antideslizantes.

Un modelo muy extendido hoy en día es la piscina desbordante, con la intención de imitar los bordes naturales de una playa, creando una sensación de continuidad ya que el agua queda al mismo nivel que el horizonte.

Puedes elegir entre los siguientes dos tipos:

 

Piscinas fijas en el suelo

Las piscinas fijas en el suelo se instalan de la siguiente manera: se excava un hueco en el suelo con la forma y dimensiones de la piscina, se instalan y conectan las infraestructuras de fontanería (boca de succión, etc.), se ensambla la estructura en caso de que venga por piezas, se estabiliza el fondo con una capa de mortero, se instala el acabado del vaso y se corona la piscina. Hoy en día hay múltiples materiales entre los que poder elegir en función de tus necesidades y de tu presupuesto.

Piscinas de acero: son la última tendencia y las más extendidas debido a la rapidez con la que se instalan en el jardín Sus cualidades son la resistencia y la flexibilidad en los diseños, que puedes personalizar a tu gusto gracias a los paneles de acero que la componen. Su principal desventaja es su elevado coste respecto a las otras opciones.

Piscinas de hormigón: aunque han perdido clientes frente a las piscinas de acero, siguen siendo una excelente opción debido a su acabado impecable y a una durabilidad y resistencia  difícilmente igualables. Su principal desventaja frente al resto de piscinas y la razón de la pérdida de adeptos es que requieren mucha mano de obra y preparación en su instalación, por lo que encarece su precio y requiere más tiempo en su instalación.

Piscinas de poliéster: siguen siendo una excelente alternativa debido a que se fabrican en una sola pieza y pueden ser diseñadas en base a tus necesidades, además de la rapidez en su instalación, lo que las hace más económicas pero menos resistentes que las de hormigón o acero.

Piscinas de fibra de vidrio: su instalación es limpia y rápida, sin causar grandes daños en el jardín. La principal ventaja que presenta este tipo de piscinas es que al ser fabricada de una sola pieza de resina de poliéster y fibra de vidrio de alta resistencia, nos garantiza una larga vida útil. Son muy resistentes a las agresiones atmosféricas, estancas, no presentan riesgos de pérdidas de agua por filtraciones y como no requieren patinado, su coste de mantenimiento es muy bajo.

Piscinas de plástico: el plástico reforzado es un material muy resistente e ideal como alternativa económica. Los avances tecnológicos de los materiales permiten que se puedan fabricar superficies planas como en relieve de manera que podemos adaptar su forma a nuestras necesidades y gustos. Su mantenimiento es muy sencillo, ya que no precisa de acabados adicionales, pero al mismo tiempo es necesario vigilar el paso del tiempo, ya que con agresiones externas como las ocasionadas por los rayos UV se puede resecar el plástico, lo cual puede originar filtraciones.

 

Piscinas fijas de superficie

Las piscinas fijas de superficie otorgarán a tu jardín un ambiente especial si se hacen en madera ya que aportan calidez y diseño. Además poseen una gran resistencia gracias al grosor de la madera utilizada para fabricarlas. Unos de los grandes inconvenientes además del mantenimiento del propio material, es que no existen muchos modelos entre los cuales podrás elegir y no podrás realizar formas curvas con este tipo de piscinas porque suelen ser rectangulares u octogonales.

Piscinas temporales
Piscinas prácticas adaptadas a tus necesidades

En caso de que tu jardín no sea muy grande y quieras disfrutarlo todo el año , una alternativa más económica son las piscinas desmontables. Las principales ventajas de este tipo de piscinas es que son más baratas que las piscinas fijas y muy fáciles de instalar, aunque es cierto que no aportan a tu jardín tanta categoría.

Desmontable: si te decantas por este tipo de piscina debes tener en cuenta que no es válida para cualquier tipo de terreno. La zona donde se instalará la piscina desmontable debe estar totalmente nivelada, firme y resistente. Esto significa que bajo ningún caso la instalación se realizará en balcones, terrazas o superficies blandas. Una vez tengas claras estas premisas, podrás proceder a la elección del tamaño y el diseño dentro de la amplia gama de productos que te ofrece el mercado. Son piscinas de muy fácil instalación debido a la ligereza de sus soportes  y de gran resistencia gracias al material flexible con el que se fabrican.

Hinchable para niños: de muy fácil instalación, es una opción ideal si hay niños en la familia que no superen los 10 años debido a la seguridad que ofrece por su profundidad (100 y 120 centímetros de altura). Son desmontables y no ocuparán espacio alguno una vez que termines de utilizarla. Existen múltiples diseños en el mercado entre los cuales están los  hexagonales, cuadrados, redondos, etc.

Hinchable para adultos: este tipo de piscinas ha evolucionado mucho con el tiempo de modo que hoy existe una amplia variedad de diseños. Están fabricadas con un material resistente similar al PVC que  puede soportar la exposición permanente a los rayos del sol y los productos químicos. Por lo general, este tipo de piscinas inflables de gran tamaño funcionan con una bomba de aire eléctrica de 12 voltios, con la que se consigue que el estimado de inflado sea de entre 5 y 10 minutos. 

Piscinas cubiertas
Una piscina para todo el año

En Securibath te ofrecemos una mano de obra especializada si decides cubrir el área de la piscina para utilizarla tanto en invierno como en verano.

En el caso en el que decidas cerrar completamente el recinto de la piscina con una cubierta y un cerramiento vertical, podrás climatizar el espacio a tu gusto. Una excelente opción es utilizar paneles solares para obtener energía limpia y de forma barata para el calentamiento de tu piscina. Deberás contar con la instalación de un deshumificador para reducir humedad ambiente.

Otra de las ventajas de este tipo de piscinas es que evitamos que la suciedad derivada de la naturaleza se ponga en contacto con el agua, lo que generará menos gasto de tiempo y dinero en su mantenimiento. También te aportará seguridad, especialmente si hay niños o mascotas, ya que si se mantiene cerrado no podrán acceder al agua fácilmente.

Otra opción más asequible es la instalación de un cubierta, sin realizar un cerramiento vertical en la piscina. La principal ventaja que tiene esta solución es que evita la pérdida del calor del agua durante más horas a lo largo del día. 

Revestimientos
Aporta tu toque personal

Existen multitud de acabados para tu piscina en el mercado que se adaptan perfectamente a tus necesidades, tanto económicas como estéticas entre las que puedes elegir: 

Fibra de poliéster: es un material que aporta la estanqueidad y acabado final, aunque muchas veces para tener un acabado óptimo, se le aplica una pintura de calidad dándole mayor durabilidad y belleza. Este tipo de acabado es ideal para piscinas de poliéster. Actualmente es un material muy utilizado también para la rehabilitación de las piscinas ya que su aplicación no es difícil, es rápida y nos dará las garantías de estanqueidad deseadas.

Gresite: el gresite o mosaico de vidrio es el clásico acabado de piscina. En la actualidad, gracias a su unión mediante piezas enmalladas, resulta fácilmente adaptable a los diferentes espacios de la piscina, tanto suelo como paredes. La gran desventaja de este material es que necesita mantenimiento constante debido a las juntas para evitar pérdidas de agua y que su reparación es costosa. Utiliza mosaicos fabricados con vidrio reciclado si quieres cuidar el medio ambiente .

Derivados del PVC: el liner y lámina armada son dos materiales fabricados en PVC, la diferencia básica es el grosor de la lámina.

El liner en bolsa se caracteriza porque viene en una sola pieza, con un sistema de termo-soldado realizado en fábrica y el grosor suele ser de alrededor de 0,75mm, dependiendo del fabricante y si su uso es una piscina elevada o enterrada.
La lámina armada viene en rollos para poder realizar la obra in situ y poder soldarlas por calor. Su grosor es de 1,5mm y tiene una malla de poliester intercalada entre medias. Una de las características más interesantes es la flexibilidad del material.
Ambos acabados se adaptan perfectamente a cualquier forma, superficie o sistema constructivo. Tienes una gran variedad de colores y acabados, capaces de imitar cualquier otro material. También se pueden utilizar para reparaciones de  piscinas de cualquier material, debido a su fácil adherencia.

Para el entrono de la piscina, existe un revestimiento continuo realizado con arena compactada y adherida a un soporte de hormigón que permite crear piscinas con aspecto de playa. Es un acabado de tacto suave, antideslizante y que no quema, disponible en varias tonalidades. Sirve tanto para revestir el vaso como los alrededores de la piscina, integrándola en el entorno.

Otra alternativa es la madera resistente termotratada que ofrece durabilidad, aislamiento y estabilidad sin necesidad de recurrir a tratamientos químicos. Son productos 100% ecológicos.

Ecología
Hacia un modelo más sostenible

Tener una piscina en casa es sinónimo de bienestar. Para aprovechar el máximo número de horas la luz natural, tendrás que estudiar muy bien la orientación (oeste o sur de tu parcela), el terreno (elije un suelo firme, evitando zonas rocosas y húmedas) y la vegetación (evita la vegetación con hojas que embocen el filtro y ensucien el agua).

En cuanto al mantenimiento, para que esté perfecta no es necesario malgastar agua ni usar productos tóxicos, ya que gracias a la constante evolución e investigación de nuevos materiales, existen sistemas de depuración naturales, como la sal y las plantas que permiten mantener tu piscina en perfecto estado de una manera saludable.

Para alcanzar este objetivo, es fundamental que conozcas cuales son las alternativas que existen para lograrlo: la cloración salina y la fitodepuración.

El sistema de tratamiento del agua más sano es la cloración salina, que sustituye con sal el uso de productos químicos y tóxicos, como el cloro. Con esto conseguimos un agua ideal para tratar enfermedades de piel, ojos y nariz, que no irrita y que se puede conservar durante años, ahorrando en consumo y ayudando al medioambiente.

Otra opción de depuración natural se basa en que las plantas acuáticas, grava y microorganismos que mantienen el entorno acuático en condiciones saludables para el baño, limpian el agua, regenerándola y oxigenándola, sin necesidad de añadir productos químicos, también llamado fitodepuración. Suelen tener una zona de baño y otra de depuración, con plantas y grava.

Una alternativa muy saludable es alternar dos zonas con estos sistemas si dispones de espacio suficiente, ya que la zona de baño y la de las plantas pueden compartir el mismo vaso o ubicarse en vasos separados. Considera también la posibilidad de plantas acuáticas en la piscina, que aportan oxígeno y permiten el crecimiento de bacterias beneficiosas.

Otro factor muy importante a tener en cuenta es el ahorro de energía. Para contribuir y conseguir este objetivo, utiliza iluminación led y si es climatizada hazla funcionar con energías renovables instalando placas solares.

Con los nuevos materiales puedes dar a tu piscina una apariencia natural. Puedes crea una piscina que simule un estanque mediante estructuras de hormigón reciclado, aplicar un mortero impermeabilizante y acabar el vaso con un revestimiento vítreo tipo gresite, con un liner de al menos 1,5 mm de grosor o varias capas de fibra de vidrio. Para el sistema de depuración para filtrar y desinfectar el agua ten en cuenta métodos sostenibles.

Para que este tipo de piscina quede totalmente integrada en la naturaleza de tu jardín, te recomendamos rodear el estanque con vegetación de modo que el agua se mimetice con el color verde de las plantas. Ten en cuenta que la vegetación aportará frescor, naturalidad y confort a tu piscina. Utiliza plantas como juncos que filtrarán de suciedades el agua de la piscina si los colocas en el perímetro teniendo en cuenta la dirección del viento. Existe una gran diversidad de plantas que puedes introducir en el agua para conseguir una piscina natural  que sea sostenible como la enea, o los  lirios de agua y que aportarán gran belleza.

 

 

Consejos prácticos
Puesta en marcha

Hay varias cuestiones que debes tener en cuenta cuando te decidas por la instalación de una piscina en tu jardín: 

Procura que el agua siempre esté limpia, así no será necesario vaciarla al final de la temporada para volver a llenarla el verano siguiente. Evita que el agua se evapore cubriéndola con una lona si no la utilizas en una larga temporada. Instala una buena tecnología de limpieza y filtrado del agua que evite la acumulación de desechos en el fondo.

Igualmente, debes saber que una de las mejores formas de evitar que los niños caigan dentro de la piscina es colocar barreras alrededor de ella, de una altura no menor a 1.5 metros y de un material resistente con el cual no puedan lastimarse. Aún así, lo mejor siempre será que no dejes a los niños que jueguen cerca de la piscina cuando nadie los está vigilando y recuerda que es obligación de los adultos supervisar cada momento que el niño permanezca dentro de la piscina.