SUELOS

MATERIALES EN SUELOS
OTROS PAVIMENTOS
MADERA Y PIEDRA

REVESTIMIENTOS DE SUELOS
PAVIMENTOS CON PERSONALIDAD

La elección de los materiales

Una vez que has conseguido que entre la luz en tu vivienda, es fundamental conseguir que se difumine por todas las estancias. Para ello, es importante que los suelos tengan la mayor continuidad posible mediante la elección del mismo tipo de suelo en todas las estancias, consiguiendo fluidez espacial y amplitud. Del mismo modo, potenciaremos éste efecto si elegimos superficies lisas y pulidas.

La elección del suelo no solamente dependerá de tus preferencias estéticas sino que también existen multitud de factores a tener en cuenta como por ejemplo, si tu vivienda se encuentra en una zona cálida, el gres aportará frescor, mientras que si se encuentra en una zona fría y lluviosa, la madera nos aportará calidez.

Generalmente, el acabado del suelo es lo último que se instala en una reforma, pero es muy importante tener claro desde el comienzo qué tipo de material escoger en base a nuestras necesidades, conocer sus dimensiones, peso e incluso el precio para conseguir el efecto deseado  y estar satisfechos con el resultado obtenido en nuestro hogar.

 

Presupuesto Gratis

EXPERIENCIA-SERIEDAD-PRECIOS JUSTOS

Revestimientos para el suelo
Aporta calidez a tus suelos con madera

Decorar con madera es la opción más cálida para matizar la luz, además de tratarse de un material totalmente natural, aportando una sensación de bienestar. El roble o el pino son maderas que debido a su tono claro, darán calidez a las estancias de tu vivienda.

Otra de las ventajas de la madera es la limpieza, facilidad y rapidez en su colocación debido a que puede realizarse mediante encolado en el machihembrado para fijar unas piezas a otras, clavando las piezas a unos rastreles que a su vez van fijados al suelo, o bien mediante “clic”, que consiste en un ingenioso sistema de fijación sin cola basada en ranuras y lengüetas.

Aquí te exponemos brevemente las opciones que tienes en cuanto a acabados de madera:

Parquet o parqué: Se llama parquet a aquel revestimiento de suelo de madera compuesto por una capa superior de grueso igual o superior a 2,5mm antes de la instalación. Es un sistema clásico que consiste en encolar el parquet de madera al suelo. Es importante tener en cuenta el acabado del material, ya que si no viene pre-barnizado, habrá que acuchillarlo (lijar) y aplicarle una patina o bien barnizar con dos o tres manos de barniz, según el acabado que deseemos darle.

Parquet macizo machihembrado: Tablas macizas que van machihembradas en todo su contorno, de diferentes tamaños y grosores que pueden venir barnizadas o sin barnizar de fábrica. Se pueden colocar, clavadas, pegadas o de forma flotante.

Entarimado o tarima: Se llama así al parquet macizo machihembrado que va clavado sobre una base formada por rastreles (listones) de madera equidistantes entre si. El conjunto de estos rastreles y del parquet es a lo que se conoce como entarimado o tarima. Es decir, si el pavimento no es de madera maciza, no puede denominarse tarima.

Parquet multicapa: Se trata de un pavimento compuesto normalmente por tres capas de madera unidas entre si que consisten en lo siguiente: una capa superior de 2,5-4 milímetros de madera noble que queda a la vista y que permite ser lijada o acuchillada hasta dos veces, que a su vez se encuentra recubierta por varias capas de barniz. La capa intermedia está formada por láminas de otra madera menos noble, como puede ser la madera de conífera, pino o abeto, colocadas transversalmente para garantizar la cohesión del conjunto. La tercera sirve para reforzar el conjunto que alcanzará los 14-15milímetros de espesor, y que está formada por una tablilla de conífera con fibra recta.

Tablillas: De forma rectangular y diferentes dimensiones, se pueden colocar de múltiples formas: lamparquet, parquet mosaico y parquet industrial.

Suelos laminados (tarima flotante): Los suelos sintéticos o laminados son conocidos como "tarima flotante” cuya instalación va sin fijar al suelo. La fijación se realiza entre piezas. Se suelen colocar sobre una base previamente colocada de espuma de polietileno de entre dos y tres milímetros de espesor cuya misión es la de aislar de la humedad residual, el ruido y amortiguar las pequeñas irregularidades del suelo. Elígelo con un nivel de resistencia AC-4. Los hay incluso con aislamiento acústico.
Los suelos laminados son una alternativa económica a la madera, ya que la imitan con gran realismo. Se trata de un pavimento compuesto por una base formada por un tablero machihembrado de fibras de alta densidad, una capa decorativa de melamina que imita el dibujo y la textura de la madera y una película transparente que protege el conjunto. El tablero base se fabrica mediante una composición de paneles formados por derivados de la madera unidos entre sí por resinas de alta consistencia que permiten que sean más resistentes al desgaste, humedad, impactos o  arañazos.

Si bien son resistentes al agua y son los más económicos, es importante tener en cuenta que no admiten acuchillado a diferencia de la madera, así como que si cae algún elemento punzante, la melamina se puede dañar de modo que tendrás que cambiar la lama entera, ya que no hay posibilidad de arreglo.

Bambú: El parquet de bambú se está abriendo un hueco en nuestros hogares, gracias a una serie de propiedades que lo hacen único entre los suelos de madera: dureza, estabilidad y crecimiento sostenible de las plantaciones de bambú.

Otros acabados
Un mundo de alternativas para los suelos

Los suelos de piedra son los que mejor funcionan en toda la casa debido a que al ser un material muy compacto, es de fácil limpieza y alta resistencia, existe en variedad de tonos e incluso texturas, llegando a ser antideslizantes en  zonas  húmedas como el baño .

Otra gran ventaja de estos suelos frente a los  suelos de madera, es que al no ser tan aislante, en caso de tener una instalación de suelo radiante (link a instalaciones) el calor se transmite y disipa de forma uniforme en toda la vivienda, creando una sensación de mayor confort.

Aunque es cierto que los suelos claros aportan luminosidad y amplitud, es necesario encontrar un equilibrio entre el color y mantenimiento dependiendo del uso que le vayas a dar. Es recomendable que en zonas como por ejemplo la cocina (link a suelos cocina) el tono sea  más sufrido para facilitar su limpieza.

Finalmente, para dar  mayor sensación de uniformidad y continuidad es necesario que  el rodapié sea  del mismo acabado que el suelo.

Existen dos grandes tipos de suelos de piedra:

Piedras naturales:

Son los suelos de mármol, granito y caliza. Los salones y habitaciones necesitan pavimentos cálidos, confortables, siempre buscando crear un ambiente acogedor. Debido a que son zonas de mucho tránsito, necesitamos que resistan bien el paso del tiempo, al desgaste y a la frecuente limpieza. Una buena opción es el mármol pulido para dar luminosidad a la habitación, siempre con un tratamiento que lo proteja de las manchas. Existen incluso mármoles con tratamiento UV para resistir la incidencia de los rayos de sol.

A pesar de todas estas ventajas, el precio que ofrecen otros materiales resta protagonismo a la piedra en su aplicación como pavimento de vivienda.

- Granito: Disponible en todas las tonalidades, de alto grado de dureza, resistente a la abrasión (muy útil en zonas como la cocina). Además, es reciclable y ecológico, y se extrae de forma sostenible.

Piedras sintéticas:

- Gres Porcelánico: se trata de un material muy resistente, de fácil limpieza y precio asequible. Te recomendamos las baldosas de gres porcelánico excepcionalmente resistentes, que se fabrican en formatos grandes (60x60cm o incluso 60x120cm) y con bordes rectificados para minimizar las juntas, ya que con esto se consigue que sean más higiénicos. . Está disponible en acabados que simulan madera (parquet cerámico) a pesar de no conseguir su calidez en caso de carecer de suelo radiante.

- Cerámica: Recrea la belleza de la piedra natural con las ventajas de un material cerámico. Existen marcas que trabajan con acabados  antideslizantes. Como novedad, existen ahora baldosas de cerámica con dibujos geométricos, en un intento muy conseguido de imitar la antigua baldosa hidráulica  mediante un proceso mecánico que permite que sea un material mucho más asequible.

- Hidráulico: Son baldosas de cemento pigmentado, de gran consistencia y solidez. Existen todo tipo de dibujos que aportarán personalidad y color al suelo, que combinando con otros tipos de suelos da un toque de originalidad a tu hogar .Es conveniente que tengan un tratamiento hidrófugo, para evitar que se manchen debido a su porosidad. Es un material de coste elevado debido a su fabricación manual.

Otros acabados
Un mundo de alternativas para los suelos

Existen otras alternativas para el revestimiento de los suelos de tu vivienda :

Linóleo / Vinilo: Los suelos continuos son una de las opciones más higiénicas por su fácil limpieza y  sus características antibacterianas. El linóleo es la opción ecológica por excelencia. Está hecho de materiales naturales, de tacto cálido y es perfecto para las personas con alergias porque no contiene ácaros del polvo. El vinilo es la opción sintética y económica aunque no tiene las propiedades de un material natural y su tacto es similar al plástico.
Debes saber que ambos se pueden instalar con un espesor de un mínimo de 3mm si la base es perfectamente plana, por lo que pueden instalarse sobre suelos existentes.

Hormigón pulido / Microcemento: Si quieres una imagen de vanguardia o un estilo industrial opta por estos materiales. Son resistentes y absorben muy bien el calor. Es conveniente gastarse algo de dinero en su instalación ya que es ”fácil hacerlo mal” y una vez instalado no tiene reparación.
El espesor del microcemento es de unos 3mm, y se adhiere bien a los suelos existentes, por lo que es una buena opción si no deseas eliminarlo.

Moqueta: Consiste en un revestimiento textil que se pega sobre el suelo de la vivienda, proporcionando un ambiente cálido y acogedor a las habitaciones. Existen una gran variedad de diseños, colores y materiales,  entre los que cabe destacar los siguientes: Las fibras naturales como la lana , fibras vegetales como  el sisal  (mucho más fácil de mantener), las fibras sintéticas como la poliamida o el polipropileno y las composiciones  mixtas de fibras sintéticas y naturales..

Bolón: Es una alternativa práctica a la moqueta ya que parece un revestimiento textil, pero la realidad es que consiste en un acabado plástico  lo cual es una ventaja a la hora de su mantenimiento.